martes, 16 de septiembre de 2008

Los diarios del Idiota Isteri

En uno de sus diarios, que signa fechas anteriores a su primera desaparición, Isteri reflexiona sobre la literatura latinoamericana. Los pensamientos le vienen, según sus palabras, "después de una borrachera de esas que ponen una equis en el hígado". En ellos, Isteri aporta quizá algún pensamiento original sobre Juan Carlos Onetti, pero es evidente que el interés que puediesen despertar dichos apuntes, se halla en otras características.

Debo decir que para mí leer los diarios de Isteri, significó una pérdida de tiempo, una confrontación con la pedantería y la vacuidad humana. Es cierto, terminé de leerlos por el morbo que me provoca, como a muchos, su historia (o debería decir Isteria?); una historia de cielos e infiernos que de pronto parecieran perpetuos, eternas hipotecas de su alma, y no obstante, cualquier día desaparecen con la fugacidad de un ímpetu juvenil.

Por eso, quziá lo más interesante de los diarios de Isteri (si es que pueden tener algo de interesante) no son sus descripciones sobre las batallas de los Bien portados, ni sus triunfos revolucionarios, ni sus rancias sentencias literarias, ni sus consejos de ampón electotral, ni sus debrayes canabico reflexivos, ni sus retos a duelos poéticos, ni sus amagos de patética valentía, ni sus locuacidades míticas, ni sus pronunciamientos de media noche, ni sus amores fracasados, ni su verborrea mal escrita, ni su miedo entrañable.

No, al menos lo que sus diarios demuestran es el oportunismo del estúpido, la sencillez del éxito, la victoria al alcance de todos. Si un tipo tan ordinario como Isteri pudo dirigir una revolución, encamarse a 12 féminas la misma noche, dirigir un partido político, arengar desde el anonimato a 20 kamikases, levantar la ira de 2 televisoras, publicar 5 novelas, 17 poemarios, y encima meterse cantidades industriales de marihuana, si un tipo como él pudo hacer eso, la enseñanza es grande.

Tras leer los 4 diarios de Isteri (Noctambulario para un suicida, Conversaciones con Cenicienta, Sábanas y algunas meriendas y Sí, somos bicampeones) puedo concluir algo: Hay idiotas con suerte.

11 comentarios:

Sra.Calamaro dijo...

me encanta la foto del encabezado!!!

Cynthia Ramírez dijo...

Me cae, usted puro bestseller!

Y sí, que buena foto!

Stacy Malibu.* dijo...

Mi querido Isteri, este estilo me hizo recordar mucho 'Un tal Lucas' de Julio Cortázar.
Ya actualicé mi blog, lo esperamos pa que se de una vueltita.
Besos Rosas.
Satcy.

la neta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tabita dijo...

Ojalá sean más de cuatro.

Por cierto, probablemente no le comenté pq anda usté como siempre de fiesta en fiesta y de churro en churro, pero estoy comenzando en un taller de narrativa y mi primer ejercicio está en el blog http://tabitonga.blogspot.com/2008/09/ejercicio-para-el-taller-de-narrativa.html sus comentarioas son harto valiosos para mí, así que si pudiera usté tomarse cinco minutos de su atareada agenda para leerlo, se lo agradecería.

Besos

Casi 30 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
hija de zeus dijo...

De un tiempo para acá este blog me ha cautivado como en los viejos tiempos lo hizo el otro... Me encanta como escribes.

Y nos debemos un par de copas de vino (mas no puedo! jaja). ¿Te queda bien el miércoles en la Roma?

Besos istéricos.

dèbora hadaza dijo...

chazzzz

Anónima Nostálgica dijo...

y además haber visto Heidi en la infancia, y no volverse EMO con un tal Remi...[un momento, eso no está completamente comprobado]

Yo creo que ha hecho cosas muy grandes, grandes... como las fiestas de cumpleaños, jejeje.

Besotes y saludos noctámbulos.

Yareli dijo...

12? no maa! ¿habrá poesía en voz alta de Isteri proximamente?

Pumuki dijo...

Me encantó. Toca hacerme la interesante, luego te digo, pero así: m.d.g.d.h.e.a.

fin ya pues....