lunes, 15 de septiembre de 2008

para cuando hay ganas de explotar...

En realidad hacer una bomba casera es muy fácil. Hay principios químicos básicos y aprenderlos es relativamente sencillo, primero se practica con cantidades y mezclas capaces de generar un simple eructo de humo, lo que sigue depende de cosas como el ingenio y el valor, sobre todo del valor.

Isteri puso ácido muriático en una botella vacía de viña real (de durazno) de 2 litros, vaciaba el líquido mientras charlaba de cervezas. Le gustan las claras, con cuerpo pero claras. Una vez que está llena la botella hasta una tercera parte, hay que hacer churritos con papel aluminio. Isteri hizo como cinco o seis y siguió hablando de cebada y trigo fermentado. Hizo una pausa para terminar de explicar su disgusto con las cervezas que parecen caldo de frijol. Después echó los churritos de aluminio en la botella, la tapó y agitó con ganas.

-Cuenta hasta quince y la avientas, ordenó.

Así lo hice. La explosión es asombrosa. Alguien del grupo dijo que el asunto estaba perfecto, pero necesitábmos algo más sofisticado. Isteri nos enseñó a hacer bombas con un despertador. Igualmente, el asunto es sencillísimo. Se sustituye el mecanismo de alarma por un foquito de serie navideña, pero el foquito tiene que estar un poco roto, para que la chispa haga contacto con la sustancia de su preferencia, y eso es todo.

Nunca preguntó para qué necesitábamos aprender lo que aprendimos, no obstante, se lo contamos. Vamos a poner una bomba en Bellas Artes, exclamó alguien gustoso. Isteri pareció ignorarnos, en cambio, se fue al librero y leyó un poema de un tal Anastasio Fernández, un poema que me pareció soberbio y glacial, y que ahora no me parece nada porque hace un rato que las cosas me pasan inadvertidas.

Las bombas de Isteri ahora explotan al revés.

5 comentarios:

Maria Luna dijo...

nada que ver con el post, pero sí con la primera plática que tuvimos. espero que recuerdes el link prometido, saludos

http://obbeche.blogspot.com/2007/09/tununa-mercado-ver.html

Tabita dijo...

Que bueno que no eres venezolano, si no estarías preso por ser un potencial perpetrador de magnicidio o alguna tontería así, el post te condena por supuesto, al mejor estilo de minority report... o Cuba.

dèbora hadaza dijo...

jajajaaja que te pasa?


besos

Christian Ordóñez Bueno dijo...

¡Al fin di de nuevo contigo!
Perdí mi llave usb y con ella las fotos de tus poemas en baños públicos, ¿cómo las consigo ahora?

dèbora hadaza dijo...

te das cuenta que fuiste un "profeta"??