lunes, 9 de enero de 2012

Contra el árbol genealógico

Voy a poner una bomba
en la escalera de mi adn
ser yo nada más
sin el lastre de la sangre
cambiarme el apellido
cada tercer día
desconocer a mis viejos en la calle

decir yo no tengo madre
soy el bastardo más grande
en esta historia.

1 comentario:

Lyannar dijo...

La sangre es importante, de una u otra manera dicta quién eres, qué eres o qué harás. Y sin embargo... también tienes razón, y es un orgullo renacer de los estereotipos y renacer de nuevo.

Un saludo.